Rude Rock Train

Un viaje en tren de 7.000 km. 30 conciertos en 21 días

Con sus noches sin dormir, viviendo de las monedas que sacaban tocando en trenes, calles, metro o de la solidaridad de las gentes que los acogían a su paso por las distintas ciudades.

6 países: Francia, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Suiza.

 

En abril de 2012 El Toubab, después de leer la biografía de Woody Guthrie y desencantado del traje de presidiario con que el show Business ha vestido el alma de la música, decide ponerse en la piel de un músico callejero, comprar un billete de avión a Berlín y sin mas equipaje que su guitarra, 100 copias de su disco ‘Sólo por necesidad' y sin una sola moneda en su bolsillo pone rumbo a Alemania. Su objetivo romántico y suicida es sobrevivir una semana tocando en las calles de Berlín, comer y dormir con el dinero que saque. Lo que parecía una locura, se convierte en una aventura extraordinaria que supera las expectativas marcadas por Jaume, y no sólo, consigue sobrevivir, sino que regresa a casa con mas de 80 discos vendidos y la sensación de haber vivido la experiencia más grande de sus más de 20 años en la música.

 

De regreso a Reus, le comenta su viaje a Juantxo Skalari (Skalariak, The Kubla) y este se sorprende de la actitud y el coraje del Toubab y se plantean hacer algo en común. Después de varias reuniones nace el Rude Rock Train. Su idea es hacer una gira por Europa en tren, 6 países en 21 días, Francia, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Alemania y Suiza. La gira, será un viaje anticapitalista, recorrer la enferma de crisis-estafa, Europa, en un tren de libertad, no llevar dinero, vivir de las monedas que saquen tocando y de la solidaridad de las gentes que los acojan a su paso por las distintas ciudades.

 

Para ir calentando las calderas de la locomotora hacen una gira de conciertos clandestinos por el estado español que los lleva a Barcelona, Iruña, Valencia, Málaga, Zaragoza o Madrid donde realizan 11 conciertos en 30 horas. El 20 de septiembre, arranca la gira europea de Rude Rock Train.

 

El Toubab y Juantxo Skalari, se enfundan los guantes de boxeo para el que, seguramente, sea el combate más duro de su vida como músicos, y como en aquella vieja canción deNegu Gorriak, a veces golpear con el odio y otras con el amor, los mil obstáculos que se encuentren por el camino. Se trata de volver a los orígenes del Rocanrol, y como los viejos bluesman del delta, que recorrían Estados Unidos, de tugurio en tugurio, tocar por un plato de comida, un trago y una cama. Pero en esta carrera de obstáculos había un hándicap, el que marcaban los horarios de los trenes, de los conciertos, así como la distancia entre ciudad y ciudad, lo que convertía a los dos músicos en protagonistas de una versión canalla, rebelde y roquera del clásico de Julio Verne 'La vuelta al mundo en 80 días', siempre luchando contra el reloj, las inclemencias del tiempo, los cambios de moneda o la falta de ella. Corrieron tras autobuses y ferrys, subieron y saltaron de trenes en marcha, como aquellos vagabundos de los trenes de la gran depresión. Tocaron para emigrantes, refugiados políticos, niños africanos, libertarios, hinchas antifascistas, latinos, camareras, viandantes, parados, okupas…cantaron en salas, calles, metros, centros sociales, vagones…en definitiva, tocaron como Woody Guthrie para el pueblo. Un viaje en tren de 7.000 km. 30 conciertos en 21 días con sus noches sin dormir, pobladas por personajes salidos de poemas Bukowski o novelas de Kerouac, y sus días solidarios, con gentes que llevan soles de esperanza en los ojos, que son versos de Benedetti o palabra de Galeano.

 

Como dijo El Toubab: “Muchas experiencias y cantidad de calor humano. Cuándo uno es libre el mundo es pequeño, me dijo alguien por ahí. Bien dicho. Pero si tuviera que resumir esta gira en una frase, lo haría con la que me dijo una señora en la cafetería de uno de los muchos trenes en los que pasamos miles de horas: El músico siempre tiene hambre y poca plata.” El Toubab como buen viajero sabe que la belleza del viaje no esta en los paisajes, sino en los amigos del camino, quizás porque lleva tatuado en su libre y nómada corazón los versos de 'El Tren' de Leño: '...si controlas tu viaje serás feliz'.

 

Dídac Blanc

 

 

© EL TOUBAB 2017 · WEBMASTER  JULITO SEDANO  · GRAFICOS&FOTOSBY DABUNKER

© EL TOUBAB 2017

WEBMASTER  JULITO SEDANO

GRAFICOS&FOTOSBY DABUNKER

© EL TOUBAB 2017

WEBMASTER  JULITO SEDANO

GRAFICOS&FOTOSBY DABUNKER

© EL TOUBAB 2017

WEBMASTER  JULITO SEDANO

GRAFICOS&FOTOSBY DABUNKER